Una ventana abierta donde poder expresar esos momentos especiales, esos detalles que llaman mi atención, y poder plasmar en este blog, esas fotos y anécdotas de lo que es y fue esta pequeña villa de La Robla.

domingo, 25 de abril de 2010

Fosas comunes - Guerra Civil Española

FOSAS COMUNES – Guerra civil Española

Emelina González González, nacida en 1921 en Llanos de Alba.
Entrevistada en Llanos de Alba el 7 de diciembre de 2007.

Nos habla de la difícil situación que se vivió en su pueblo, una vez terminada la guerra, con grupos de falangistas, también vecinos del pueblo, que asesinaban a la gente sin motivo alguno.
“Aquí fusilaron a muchos, ¡muchos! Pero estos no eran juzgados ni nada. Los falangistas los cogían, y los mataban en cualquier sitio. En El Rabizo, hay cientos de muertos enterrados. Les cargaban en camiones y allí les mataban. Pero estos falangistas, no te pienses que eran de fuera. ¡Eran vecinos de La Robla de siempre! Cuando venían por aquí, en esta misma calle, se cargaban cuatro o cinco todos los días, y allí los dejaban, en las cunetas.
En Olleros también mataron muchísimos, y los tiraban en zanjas...No se molestaban ni en cavar fosas”
Como vemos en estos pocos ejemplos, la violencia en los pueblos continuó una vez terminada la guerra. Incluso se podría decir, que en muchos pueblos de la zona, la violencia empezó en el momento de entrada de las tropas nacionales. Muchos testimonios nos hablan de la relativa tranquilidad que se vivía mientras duró la “ocupación roja” de los pueblos, donde los hechos más relevantes eran los saqueos de las despensas que hacían los milicianos.
Pero las ejecuciones en cunetas y tapias de los cementerios, las palizas o las denuncias, comenzaron una vez caído el Frente Norte.

El Rabizo es un alto a las afueras de La Robla. No se conoce con exactitud el número de represaliados enterrados allí, pero se calcula en varios centenares. En los años 80 se colocó un monolito en recuerdo de las víctimas. Sólo están localizados cinco enterramientos, porque al poco de ser fusilados, el enterrador, que era un vecino del pueblo, dijo a los familiares de los fallecidos el lugar exacto donde descansaban. Por eso, todos estos años, en esa zona ha habido flores siempre y en mayo de 2008, la ARMH inició los trámites para la exhumación de los cinco cuerpos. En Olleros de Alba se conoce la existencia de una fosa común, donde están enterradas veinte personas. Algunas de ellas han sido exhumadas. Manuel González, padre de la entrevistada, también sufrió las consecuencias de la represión. Sin estar afiliado a ningún partido ni haber tenido un puesto de carácter político durante la República, ni haber luchado en el bando republicano, tuvo que esconderse durante cuatro meses en un pajar por una denuncia de un vecino.
.
Articulo sacado de
http://www.ahistcon.org/docs/murcia/contenido/pdf/14/irene_garcia_lino_taller14.pdf
.

0 comentarios:

Plantilla creada por elrefugiodejavi basada en la rounders4 de blogger.